jueves, 1 de julio de 2010

escritura, escribición

En algún momento de mi vida me sentí muy cómodo al escribir ensayos. La exposición de ideas se daba de manera natural al tiempo mismo de la redacción; la forma misma del texto terminaba por completar mis ideas, ofrecerme posibilidades y definir la más adecuada para continuar; podría decirse, para efectos prácticos, que me la dictaba.

De un tiempo acá, me quedo estancado en el punto exacto anterior a la definición. No sé exactamente cómo, pero cerebro se cicla y las muchas líneas que marcan las posibilidades del texto se entrecruzan y enredan, entro en una especie de pánico y escapo a la realidad, con sus compras, sus limpiezas y su mundial de futbol; a la redacción de minificciones, a ayudar a otras personas con sus textos [pues no tengo problema alguno en textos de creación ni tampoco --y esto resulta francamente doloroso-- en textos meramente informativos o burocráticos (informes, cartas, notas periodísticas)... Y en esa consecuencia inesperada y desagradable terminaron los tres años en la SEV], a lectura de noticias y de blogs, al facebook, a la nada.

La improductividad resultante en cuestiones académicas ha terminado por ser aterradora y el claro perjuicio que esto provoca en la redacción de mi tesis es más que palpable a estas alturas. Y aunque resulte en buena medida grosero y tonto, esto que les cuento (si es que alguien vuelve acá algún día) apenas lo he pensado ahora, tras intentar en varias ocasiones, para un curso que he tomado recientemente, abordar la redacción de un ensayo breve sobre un texto que, además, he disfrutado mucho.

Me dispongo a hacer un último intento. Pronto, el resultado.

4 comentarios:

Kazu dijo...

Acabas de definir mi presente estado de ánimo. Me propongo, por cierto, terminar dos trabajos que debí haber escrito hace dos años.

Éxito con tu ensayo y saludos.

Pd. Es la primera vez que te dejo comentario, pero siempre te leo... cuando publicas :P

Anónimo dijo...

besito

Vers

Paco Morales Hoil dijo...

=)

Saludos, Vers, Kazu (y... ¿sigue en pie C-Namko?).

Que estén re bien.

La señorita verde dijo...

También a mí me resultó más que aterradora, vergonzosa esa sensación en un principio. Ahora ya nada, bien lo dijiste, las noticias, los textos burocráticos, los trabajos de mis alumnos... la nada.
El encanto de la realidad es que me da permiso de escaparme para encontrar y valorar los textos de quienes siempre, aunque se sientan fugados, escriben brillantemente.
¿Así que para cuándo el resultado?

Yo también tengo mi escritura estancada. Hazte fan :P

Saludos Monsieur Hoil